Cala Mesquida

Cala Mesquida es por derecho propio uno de los rincones más apacibles de Mallorca. Situada a 7 km de Capdepera, en el extremo oriental de la isla, Cala Mesquida constituye un paraje de indiscutible interés ambiental. De hecho, fue declarada como Área Natural de Especial Interés por el Parlament de las Islas Baleares en 1991.

Y no es para menos. Con una longitud de 300 metros y una anchura de 130, Cala Mesquida se funde con un entorno natural de gran diversidad. Enclavada entre roquedales, una gran cantidad de dunas, pobladas por pinos y lentisco captan al instante la atención del visitante. Este contorno natural, presidido por el Munt Gros, es uno de los principales atractivos de la cala. La morfología de la playa refuerza la sensación de entorno natural envolvente: por momentos, en Cala Mesquida el visitante o bañista siente el abrazo de la naturaleza.

Una fauna y flora de gran riqueza

Si también eres un amante de la fauna, Cala Mesquida te sorprenderá gratamente: en su margen derecho alberga una de las mayores colonias de cormoranes y gaviotas. Y es que este margen es pura naturaleza virgen, a diferencia del margen izquierdo, donde a 100 metros del límite de la playa se ha desarrollado una zona residencial.

Esta riqueza natural provoca que Cala Mesquida sea un espacio muy protegido. Es por ello que actividades como la pesca, la navegación, el anclaje y el buceo son objeto de restricciones. Pero si lo único que quieres es relajarte, el entorno y las aguas de Cala Mesquida cumplirán más que sobradamente tu objetivo.

Cómo llegar a Cala Mesquida

Para llegar a Cala Mesquida, deberás seguir la señalización de la carretera Artà-Capdepera. Una vez allí, podrás estacionar tu coche en un aparcamiento gratuito o bien en las calles de la urbanización próxima a la cala. A partir de ese momento, sólo 100 metros te separarán del paraíso.