Cala Torta

Cala Torta, formada por dunas de arena blanca, roquedales y matorral autóctono, conservado de forma natural, es una de las playas vírgenes favoritas de los isleños, y es ideal para la práctica de submarinismo. Es la playa de mayores dimensiones de la comarca con una longitud de 150 m. por 200 m. de ancho aproximado.

El fuerte oleaje que recibe debido a su situación geográfica hace que sea más profunda que otras playas vecinas. En ella se practica el nudismo.

Se puede llegar por carretera bien señalizada y también caminando por un sendero a orillas del mar desde Cala Mesquida.